Home » MODA » Actualidad » El futuro de la industria de la moda, el último informe de Tópicos 2025
Mundo Textil, Revista de proveedores de la Industria Textil e Indumentaria
thumbnail_flyer_topicos_05_4

El futuro de la industria de la moda, el último informe de Tópicos 2025

Tuvimos  acceso a ¨La Moda en la Era de la Humanidad Digital¨ la última edición de Tópicos 2025, realizado por Laureano Mon para el Observatorio de Tendencias INTI, te acercamos un recorte sobre el informe que está inspirado por la tendencia social ¨El Salto Humano¨, esta publicación explora el impacto que tecnologías disruptivas -como la edición de ADN y la Inteligencia Artificial- tendrán sobre nuestra idea de la naturaleza humana, la redefinición de la intimidad y el cuerpo, ahora convertido en un territorio en disputa entre empresas, instituciones y personas.

Para las compañías, el ejercicio de la innovación se ha transformado ya no sólo en un terreno donde proponer estrategias de mercado inéditas para generar ventajas sobre los competidores y obtener mayores ganancias sino, también, un camino para influir en la concepción de los seres humanos y sus modos de relacionamiento. Esta información resulta relevante para comprender futuros hábitos, deseos y temores de los consumidores que dominarán el mercado de la moda en 7 años.

Tópicos 2025, se propone indagar en el futuro de la moda con una mirada profunda y una perspectiva de largo plazo. Los principales cambios que impactaran sobre los sistemas de producción, comercialización y comunicación en la industria de la indumentaria y textil, son analizados a través de un enfoque interdisciplinario para brindar información confiable para las empresas del sector. Innovación, tecnología y sustentabilidad emergen como aspectos claves.

A mediados del 2016 se dio a conocer una nueva pintura de Rembrandt, un retrato pintado 347 años después de muerto. Ello, gracias a la tecnología, a los nuevos sistemas de recopilación y sistematización de información combinado con Inteligencia Artificial. Basado en una recopilación de más de 300 obras, el software fue capaz de tomar decisiones para reproducir su estética, no solo a nivel visual, sino también imitando su calidad de trazo a través de la impresión 3d. ¿La combinación de creatividad y algoritmos nos permitirá recrear el genio de Christian Dior o Alexander McQueen para dar a luz nuevas colecciones de moda?

Los recientes avances tecnológicos abren infinitas posibilidades en aspectos productivos, creativos y sociales que nos enfrentan a una gran cantidad de interrogantes.  Para las empresas, el ejercicio de la innovación se ha transformado en un camino para influir en la concepción de los modos de relacionarse de los seres humanos.

Las alianzas entre compañías, centros de investigación y universidades son una muestra de cómo la innovación integra, cada vez más, diferentes disciplinas y actores. Este panorama transforma de manera acelerada nuestro paradigma cultural y ético, a la vez que provoca una gran disputa de sentido para comprender lo que está emergiendo.

 

La naturaleza editada

Algunos desarrollos como la inteligencia artificial y la edición del ADN, entrañan un verdadero efecto disruptivo, ya que proponen transformar las fibras mas intimas de los seres humanos a través de la manipulación de sus propiedades biológicas, cognitivas, fsicas y emocionales. Lo que podríamos ver en el futuro es como el diseño, la ingeniería y la arquitectura ingresaran a nuestros cuerpos, cambiando nuestra corporalidad, nuestros sentimientos, temores y deseos.

Ya hay varias empresas de diferentes rubros que ofrecen a sus clientes experiencias personalizadas a partir del análisis de su ADN. Esta personalización radical de la oferta de productos, encuentra en la biotecnología su componente fundamental. En este punto es oportuno preguntarse si la indumentaria del futuro podría diseñarse y elegirse basada en el ADN del usuario, y para ello, cuales son las alternativas para fusionar la moda con la biotecnología.

El cuerpo, transformado en un verdadero laboratorio, se convertirá en un territorio en disputa entre las personas, las empresas y las instituciones. Nos dirigimos hacia una redefinición radical de la intimidad.

Frente al temor generado alrededor de la privacidad facial, el artista y tecnólogo Adam Harvey desarrollo Hyperface, un sistema de patrones en una colección de estampados para prendas y complementos que imitan los puntos clave de una cara de manera que los sistemas de reconocimiento facial no sean capaces de saber cuáles de estas referencias son reales.

La capacidad de las personas de editarse en los aspectos cognitivos, emocionales y físicos, y asi cambiar aspectos claves de su naturaleza humana, representa un gran desafio para la industria de la moda. En esta nueva era de humanos digitales ¿Qué rol cumplirá la indumentaria? El Graphene Dress, desarrollado por CuteCircuit y el National Graphene Institute de la Universidad de Manchester, es un vestido que tiene un sensor flexible de grafeno que captura el patrón de respiración del usuario, almacena la información en una base de datos en tiempo real, un potente microprocesador analiza los datos y, según la profundidad de la respiración directamente asociada al estado emocional del usuario, el vestido cambia su color gracias a un sistema LED. De este modo, la textura visual se modifica reflejando el ánimo de una persona en su vida cotidiana.

 

La búsqueda de la empatía

Estas tecnologías de alguna manera nos llevan a redefinir los lazos sociales, frente a este horizonte digital, lo que emergerá será una era basada en las relaciones. En este sentido, la alteración de los lenguajes y la comunicación será clave.

La idea de penetrar en la complejidad humana tiene como objetivo activar cada fibra al punto que genere en la persona una experiencia absolutamente memorable. En esta línea, Wearable Experiments presento Fan Jersey, una camiseta para fanáticos del futbol americano que, a través de un sistema de bluetooth, permite que las vibraciones táctiles ocurran al mismo tiempo que el juego, incrementando la sensorialidad y emoción del usuario.

Sumergidos en una era digital de avances tecnológicos, el desafio será dotar de empatía las nuevas experiencias.  Los cambios que las nuevas tecnologías generan sobre los paradigmas culturales y sociales abren la posibilidad de replantear una diversidad de creencias e ideas.

Uno de los posibles destinos de la indumentaria podría ser, entonces, dotar de sentido y sensorialidad a un ser humano sumergido en un escenario crecientemente digital.  La estrategia para lograr esto podría involucrar tanto factores tangibles (a través de la materialidad), como intangibles (vinculado a lo simbólico) de las prendas.  Pero ello no debería conducirnos a pensar que necesariamente la tecnología deberá introducirse en las prendas o tejidos, sino que podría darse a través del uso de materiales naturales y nobles que provean de una sensación de calidez, autenticidad y contención a los usuarios, así como, del mismo modo, el factor simbólico, asociado a la historia y la identidad, podría acentuarse para proveer de contenido las experiencias personales.

DuPont Advanced Materials anuncio Intexar, su última generación de tintas y películas electrónicas flexibles para transformar telas comunes en prendas inteligentes, activas y conectadas capaces de proporcionar datos biométricos críticos como la frecuencia cardiaca, el ritmo respiratorio y la tensión muscular.

Por su parte la compañía Wearable X presento la línea de ropa de yoga Nadi X realizada con tecnología haptica que incluye sensores alrededor de las caderas, rodillas y tobillos, los cuales pueden comunicarse entre si y determinar cualquier postura incorrecta para alentar al usuario a que se ajuste en consecuencia a través de vibraciones suaves para facilitar su práctica de yoga.

Asimismo, la colección de calzado Smart Shoes de Under Armour integra completamente la tecnología de chips dentro de sus zapatillas para corredores, por lo que estas son capaces de medir con precisión y almacenar una variedad de datos necesarios para el entrenamiento, como condición física, distancia recorrida, longitud de la zancada y el ritmo de los ejercicios.

La indumentaria como interfase inteligente entre la persona y el entorno podría actuar, como vimos, ofreciendo un resguardo frente a contextos invasivos mientras que, en otros momentos podría generar una mayor simbiosis.

Acronym Schoeller desarrollaron NanoSphere, un tejido que imita el efecto autolimpiante natural de ciertas plantas cuyas hojas siempre permanecen limpias porque la suciedad simplemente no puede adherirse a la superficie texturizada, así como la membrana C-Change, que imita el modo en que un cono de abeto que se abre y cierra frente a los cambios del clima. El avance exponencial del campo de la biotecnología para generar materiales biosintéticos con capacidad de imitar y hasta mejorar las propiedades de las naturales, es uno de los caminos que alentara la simbiosis entre los seres humanos y sus hábitats.

 

Vivimos en una era estimulante en términos de innovación que ofrece infinitas posibilidades tecnológicas, creativas y productivas para llevar adelante ideas disruptivas con las cuales impactar fuertemente en el mercado y la sociedad.

Las empresas no deben perder de vista que este proceso genera altos grados de incertidumbre y alienta temores inéditos en las personas, por lo que las estrategias innovadoras deberán acompañar los cambios progresivos en hábitos y valores.  Generando empatía para poder conectar con las identidades, necesidades y deseos de las personas.

Podes descargar gratuitamente el informe desde el Website del INTI

About mundotextil